viernes, 26 de octubre de 2012

Donde nació el Botox

Aunque resulte difícil creerlo, los inicios del Botox fueron discretos. Conocido también como toxina butolínica tipo A, esta proteína generada por la bacteria Clostridiun botulinum fue aprobada por primera vez en 1989 para el tratamiento de patologías del músculo  ocular como estrabismo y el parpadeo incontrolable (blefaroespasmo). Rápidamente los médicos notaron un beneficio añadido aun más atractivo: la fórmula suavizaba las líneas de expresión entre las cejas, rejuveneciendo el rostro de los pacientes ya que la toxina butolínica bloquea la liberación muscular. Pero recién en el año 2002, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE.UU. lo autorizó como uso cosmético.

No hay comentarios:

Publicar un comentario